La terapia antirretroviral (ARV) no sólo ayuda a las personas que viven con el VIH. También juega un rol en la prevención de la transmisión del virus.

Profilaxis Post-Exposición (PEP, siglas en inglés de Post-Exposure Prophylaxis): La PEP consiste en tomar un curso corto de medicamentos ARV, generalmente durante un mes, después de un episodio de exposición de alto riesgo. Para que consiga su mayor efectividad, la PEP debe comenzar a tomarse inmediatamente luego de una posible exposición, no se debe esperar más de 72 horas.

Si sospechas que has tenido una exposición de alto riesgo al VIH, semen que se salió del condón durante las relaciones sexuales con una pareja insertiva VIH positiva; sexo anal receptivo sin condón con una pareja que es VIH positiva o de la que no conoces su estado de VIH, o si has compartido instrumentos para inyectarte drogas con alguien que es VIH positivo o del que no conoces su estado, contacta a tu proveedor de atención médica o a la sala de emergencias de tu hospital local tan pronto como puedas.

Profilaxis Pre-Exposición (PrEP, siglas en inglés de Prophylaxis Pre-Exposure): La PrEP es una herramienta de prevención del VIH en la que una persona VIH negativa toma medicamentos antirretrovirales para reducir el riesgo de contraer el VIH. En la actualidad la PrEP se encuentra disponible en forma de pastillas de Truvada, que contiene dos medicamentos, tenofovir y emtricitabine. Cuando estos medicamentos se acumulan en el cuerpo pueden detener la replicación del VIH y evitar que se establezca la infección. La PrEP fue aprobada en 2012 por la Administración de Alimentos y Fármacos de los EE.UU. (FDA, siglas en inglés), con el requisito de que se usara diariamente, incluso durante períodos de mínimo riesgo o baja actividad sexual. Futuros estudios explorarán estrategias de dosis intermitentes (por ejemplo el uso de PrEP sólo durante períodos de riesgo). Los investigadores también están analizando fórmulas de PrEP inyectables de larga duración, así como diferentes medicamentos que podrían ser utilizados como PrEP.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés) recomiendan Truvada para aquellas personas que corren alto riesgo de contraer el VIH, incluyendo:

  • Personas en una relación con una pareja VIH positiva.
  • Hombres que no usan condones cuando tienen relaciones sexuales con hombres.
  • Hombres que han sido diagnosticados con una infección de transmisión sexual (ITS) en los últimos seis meses y que no están en una relación mutuamente monógama con una pareja VIH negativa.
  • Heterosexuales que no siempre usan condones durante el sexo con parejas que corren alto riesgo de contraer el VIH.
  • Cualquiera que en los últimos seis meses haya compartido instrumentos para inyectarse drogas ilegales o que haya participado en un programa de tratamiento para drogas inyectables.

De acuerdo con las recomendaciones de los CDC, antes de prescribir la PrEP, los proveedores de atención médica deben evaluar cuidadosamente los comportamientos de riesgo del paciente para contraer el VIH y también deben administrar una prueba de VIH (las pruebas más sensibles de VIH pueden detectar una infección más reciente o aguda durante este “período ventana”). Las pruebas para ITS son recomendadas. Igualmente lo son las pruebas de la función renal -tenofovir está asociado con toxicidad renal- y del virus de la hepatitis B (VHB), ya que Truvada también es activo contra el VHB y debe ser utilizado con cuidado.

Se recomienda que los proveedores de atención médica no extiendan recetas para un suministro de PrEP que dure más de 90 días y que ofrezcan una consejería extensiva sobre la reducción del riesgo del VIH, sobre la adherencia, y los condones. Se recomienda que antes de renovar las recetas de Truvada, los proveedores de atención médica hagan un seguimiento de sus pacientes cada dos o tres meses y realicen nuevamente una prueba de VIH, para determinar la adherencia y el comportamiento de riesgo en relación con el VIH, y que provean apoyo y consejería contínuos. Las pruebas de la función renal se recomiendan nuevamente cada tres meses después de que una persona comienza la PrEP por primera vez, y anualmente a partir de entonces. También se recomiendan las pruebas para ITS comunes cada seis meses, aunque la persona no tenga síntomas.

La PrEP es apropiada para períodos de tiempo cuando las personas corren un mayor riesgo de contraer el VIH. Esos períodos pueden ser cortos, largos o recurrentes, dependiendo del individuo. Los CDC también recomiendan que antes de que las personas dejen de tomar la PrEP, ya sea debido a dudas sobre su seguridad, un resultado VIH positivo, o el pedido de alguien de dejar de tomar medicamentos, sus proveedores de atención médica deben conectarlos con la atención del VIH (si la persona se ha infectado) o con consejería y apoyo contínuo para la reducción del riesgo de VIH. Para las personas que tienen hepatitis B, sus proveedores de atención médica también deben hablar sobre la posibilidad de continuar el tratamiento como forma de controlar la hepatitis.

¿Cómo funciona la PrEP?

La PrEP solo funciona si la tomas. Datos del estudio iPrEx muestran que la adherencia diaria reduce el riesgo de contraer el VIH entre un 96 y más de un 99 por ciento. Las personas que tomaron cuatro dosis por semana también estuvieron completamente protegidas, y las que tomaron dos bajaros sus posibilidades de contraer el VIH en un 76 por ciento.

¿Qué hay de los efectos secundarios?

Las tasas de efectos secundarios durante la PrEP son bajas, Síntomas leves como retorcijones de estómago, dolores de cabeza y pérdida del apetito pueden aparecer durante las primeras semanas. El uso a largo plazo eleva los problemas de la salud renal y la densidad ósea. Los proveedores de atención médica deben hacer pruebas de la función renal regularmente.

¿Qué hay de la resistencia a los medicamentos?

Si eres VIH positivo/a y comienzas a tomar la PrEP, el virus puede volverse resistente a uno o ambos medicamentos en Truvada. Este virus mutado es más débil y menos transmisible. De todos modos es importante que no estés en el período ventana de la infección cuando comiences la PrEP.

¿Aún debo usar condones?

Se supone que la PrEP se debe usar junto con prácticas de sexo más seguro, como el uso de condones y las pruebas periódicas de VIH.

¿Cómo puedo acceder a la PrEP?

A un costo mensual de más de $1000, la PrEP no es barata. La mayoría de los planes de seguros la cubren, pero tal vez debas trabajar con tu equipo de salud antes de conseguir una receta y cobertura.

Last Revised: March 31, 2017