“La ausencia de salud es más que simplemente la presencia de enfermedad. Es la carencia de los medios eficaces para superar y evitar las enfermedades”. Frances O?Gorman - Artículo: La función del agente de salud integral

“La Salud, es un estado de completo bienestar físico, mental y social y no meramente la ausencia de enfermedad o dolencia. La Salud es un derecho humano fundamental”. OMS - Declaración de Alma-ata


rayosx.jpgEvidenciar la ausencia de salud cuando una persona se convierte en seropositivo es algo que toma tiempo. Tiene sus etapas y es algo que nadie más puede entender... ni siquiera los seropositivos, hasta que un buen día... algo sucede. El primer paso para evidenciar la ausencia de salud sucede en el interior del ser humano, en los sentimientos, en el inconsciente... y sucede al momento de ser diagnósticado Hiv+.

Las personas asumen a la "salud“ como algo inherente en sus vidas, como algo propio y con lo que todos nacen o deben nacer, como algo que todo el mundo tiene. Como si tener dos ojos, una nariz y una boca fuera un derecho del ser humano, un deber de la naturaleza, algo que siempre va a estar ahí y por lo tanto es ”mío". Pero la verdad una vez más se muestra diferente. La verdad es que los derechos del ser humano no siempre se cumplen, ni todas las personas nacen o permanecen durante toda su vida con dos ojos una nariz y una boca, ni con dos brazos, ni dos pies, ni dos senos... muchos sufren una ausencia de salud una o varias veces a traves de los años... y a veces esas ausencias no solo se llevan parte de su salud... sino partes de sus cuerpos.

No sé si esté en un error, pero creo que el ser humano no debería asumir a la salud como un derecho, como algo suyo, sino más bien como un privilegio el cual hay que esforzarse por cuidarlo, porque permanezca con uno. Ojo, el derecho del ser humano es acceder a los medios que le permitan conservar su salud.. sin embargo la salud como tal... es un privilegio, un don, un regalo del cielo que si no lo cuidas... se te escapa como agua entre las manos.

Al momento de perder mi salud, por las razones ya muchas veces mencionadas, el impacto mental inconsciente me llevó a sentir que me faltaba algo... algo ya no había en mi, algo ya no era igual, pero no sabía qué. Hoy sé que era la ausencia de salud. Esta semana me di cuenta que nunca pasé de aceptar la ausencia de salud de manera teórica. "Sí, es posible que me enferme“. ”Sí, es posible que me internen en un hospital alguna vez". Muchas veces me pregunté cosas como:
¿Quién escribirá este blog cuándo este hospitalizado?
¿Cómo escribiré cuando esté con suero y desee decir algo aquí?
¿Cómo sabrán mis amigos de otras partes el día que ya no esté a su lado en este mundo?
¿Qué pasará con este Blog cuando yo ya no esté aquí?

Y nunca tuve muy buenas respuestas. Tengo una laptop (computadora portátil) que podría llevarla al hospital cuando me enferme y conectarme al internet. Pero por lo que he oído lo más probable es que me la roben mientras duermo. Por otro lado... ¿cómo poder escribir si llego a estar inconsciente? o débil, o con tubos y respidarores... o suero... o.....

Aún a pesar de todo ello, la ausencia de salud... no había dejado de ser solo una teoría, un mal sueño en mi vida. Hasta ayer.

Una amiga mía me invitó a comer Shawarma en el centro de la ciudad. Una amiga mía que quiero bastante. No sé como sucedió pero en el camino al restaurante me encontré... conversando con una de las dos últimas personas con las que tuve sexo sin protección antes de ser diagnósticado. La última era una persona que no me quería volver a hablar como uds. saben, la buena noticia es que conversamos hace una o dos semanas (me había olvidado de contarles) y me dijo que sus examenes a los 3 meses de nuestro último encuentro salieron negativos. ¡Genial! ¿cierto?. No hemos vuelto a hablar. Está bien para mí, ya no es algo que me interesa hacer tanto como antes... cuando pensaba que esa persona podría ser alguien especial en mi vida. Pero hubo una persona anterior con quien mantuve una relación muy corto tiempo (una semana) quién me dijo que podríamos tener sexo sin protección ya que lo nuestro sería algo “serio”, me pareció bien. Ella me terminó a la semana siguiente para volver con su ex. Fue doloroso, nunca más volvimos a hablar, salvo una vez que me llamó a los 4 meses de haber terminado y me pidió vernos. Conversamos como amigos pero nada más sucedió, tenía temor que se hubiera infectado y quisiera verme para preguntarme. Eso no sucedió, pero yo tampoco le conté.... el terror de haber podido infectar a alguien más se apoderó de mi.

Una semana atrás la llame para hacerle una pregunta de algo relacionado a mi trabajo. Me respondió lo que pregunté y al despedirme me dijo: "Claro, solo por eso me llamas“. Le respondí: ”Mi jefe está aquí, te llamo más luego“. Y así fue. Conversamos, ella es una persona realmente agradable y atractiva. Sigue con su ex... bueno ahora en realidad el ”cuasi ex" soy yo. Hubieron bromas e insinuaciones. Pero traté de no incitar las cosas más... no después de todo lo que ha sucedido. Sabía que debía contarle... que debía decirle que debe hacerse un exámen... por su bien. No lo hice y no me sentí bien. A la semana siguiente volvimos a hablar, el mismo día que mi amiga y yo salimos a comer.

Le toqué el tema y le pregunté si se había hecho el examen. Me respondió: "Sí, hace un tiempo“. Le pregunté ”¿Hace cuánto?". Se molestó, no entendía por qué yo quería saber... al final me lo dijo: no se hace un examen desde hace TRES años. Es claro que en tres años una persona ha tenido sexo sin protección con mucha gente... bueno al menos varios, pero por alguna razón ella no pensaba que pudiera tener riesgo de estar infectada. Asumía la salud como algo suyo, propio... que no lo iba a perder. Tuve que hacerle notar su error.... pero al hacerlo, me puse en envidencia. Su siguiente pregunta fue "¿Cuándo te hiciste tu último examen?“. ”En Marzo“ - respondí yo. Ella preguntó: ”¿Y qué te salió? ¿Todo bien?“. ”¿Por qué quieres saber?" - respondí yo. No lo quería admitir, tenía miedo de hacerlo. Era tarde en la noche, el martes de esta semana... no tenía la cara para destrozarle el mundo a una persona a la que algún momento quise. No quería ser el culpable de hechar a esta persona dentro de un abismo de miedo, inseguridad y temor. Yo ya estube ahí.

Cambiamos el tema de conversación pero sabía que tenía que hablarlo, de alguna forma tenía que decirle que era primordial que se haga su examen. Después de divagar... le pedí que me preguntara lo que quisiera sobre mi vida, que le respondería total y sinceramente. Esperaba que me preguntara sobre ello... pero no lo hizo. Después de un largo rato... y en vista que no me iba a preguntar, se lo tuve que decir. Se quedó en silencio. De hecho pensé que me había colgado el teléfono, pero no fue así. Al rato solo murmuró.. "¿Estás hablando en serio?“. ”Sí, muy en serio" - respondí yo. Luego traté de darle información sobre la nueva realidad de la enfermedad, de la forma en que yo he intentado tomarlo, que supiera que sigo vivo y bien. Que supiera que se debe testear... que es importante. Que supiera que mi última pareja sexual sigue siendo Hiv-. No hemos vuelto a hablar, no he tenido cara de volver a llamarle. Ese día me dijo que teníamos que hablar en persona y talvez suceda el fin de semana... y no creo que sea algo que vaya a disfrutarlo sin embargo es algo que es bueno hacerlo, por el bien de alguien más.

Esa noche alguien más sufrió una ausencia de salud. Mi amiga me contó que fue diagnósticada con HPV (Virus de Papiloma Humano o Human PapillomaVirus). Conversamos mucho, mi amiga sabe mi estado de salud y creo que eso le permitió sentir la confianza de conversar conmigo y comentarme que en su caso el virus no se encuentra en un nivel básico sino moderado. Ella ha estado buscando mucha información al respecto y se ha hecho ver de un par de doctores, encontrando que en este país lo que existe es mucho cartón (diplomas) y poca ciencia.

La salud no es un bien, no es una propieda del ser humano. Es un privilegio... que puede extraviarse en cualquier momento.

Conversamos mucho, de como ella se preocupa por sus anteriores parejas sexuales, de como va a enfrentar el tratamiento ya que es una mujer jóven y sin descendientes aún. Hablamos sobre muchas cosas, me ofrecí a enviarle links sobre páginas de salud dónde ella podría leer más sobre el HPV (por cierto si alguien necesita esa info, ponganme un comentario y les envio el correo con las direcciones del internet).

"El HPV es una enfermedad de transmisión sexual (ETS), causada por el virus del papiloma humano (VPH). El virus del papiloma humano es el nombre que se le da a un grupo de virus que incluye más de 100 tipos o cepas diferentes. Más de 30 de estos virus son transmitidos sexualmente y pueden infectar el área genital de hombres y mujeres, que incluyen la piel del pene, la vulva (área fuera de la vagina) o el ano y los revestimientos de la vagina, el cuello uterino o el recto". Infección Genital por HPV - Página del CDC


Conversamos hasta la media noche, comimos Shawarma, dos panes y una Coca Cola. Hablamos sobre las muchas posibilidades que tiene ella aún de evitar desarrollar cancer y encontrar tratamiento que le ayude a llevar una vida normal a pesar del HPV. La ciencia ha avanzado mucho, le conté lo que había hecho esa noche de revelarle a mi amigo mi estado y ella me contó que había hecho lo mismo con las últimas personas con las que había estado sexualmente. Al despedirnos, le pedí a Dios que la bendijera... uno nunca espera que a alguno de sus buenos amigos le suceda una ausencia de salud. Pero sucede, aún así... para el martes en la noche, el termino "Ausencia de Salud" no estaba realmente en mi mente. Apareció el miércoles.

Ausencia de Salud

Miércoles 19 de Septiembre del 2007, 06:00 AM. Me desperté casi vomitando.... otra vez. Desde mi diagnóstico y durante la semana anterior había notado algo extraño en mis deposiciones (heces)... tenían color verde. No es broma, no es gracioso cuando ves que desocupas todo verde durante varios días. Hice una pregunta en el foro el día anterior antes de irme a dormir, referente a mi enfermedad del fin de semana, al color de mis heces ... sin saber que amanecería enfermo. Una persona de los foros de Poz me respondió preguntándome:

"Tu eres HIV+ y has estado vomitando últimamente -- y no has visto un Doctor. Mi única pregunta es “¿Por Qué?” No hay una medalla especial por sufrimiento innecesario al convertirse en un martir del Sida, eso te lo aseguro".

Y con esa cachetada moral, al fin desperté de mi letargo y salí de mi autonegación.... me asusté y algo dentro de mi dijo: "¡¡ya no tengo salud!! ¡¡ya no está ahí!! ¡¡se ha ido!!". La ausencia de salud ahora es mía. Mi privilegio de haber sido un chico mayormente sano toda mi vida... se ha ido, se ha esfumado. Y yo estube deprimido... al enfrentar que en realidad perdí algo de mí... otra vez. Ahora ya no es mental únicamente... ahora es en serio, es físico... mi salud ya no está y no volverá del todo nunca más. Y lloré un poco otra vez... solo un poquito....bueno, un poquito y un poco más... porque estar en esta situación es algo que sí duele por dentro... saber que ya no tienes algo más de ti. Otras personas en el foro me dijeron que fuera urgente al Doctor, no podía seguir vomitando, con diarrea y desocupando heces color verde como si fuera juego... algo serio en verdad estaba pasando.

Y así comenzaron estos dos días de peregrinación. Primero al trabajo, a esperar a un cliente que tenía que firmarme unos contratos. Mientras tanto hablé con mi mamá y le dije que me habían aconsejado ver a un médico de urgencia. Ella se ofreció a acompañarme, yo no sabía dónde ir... nunca he estado enfermo. Solo cuando era niño tenía problemas de asma pero eso fue hace tanto tiempo... ya casi ni lo recuerdo. El cliente llegó y me firmó los documentos, aproveché que mi horario de trabajo es en la tarde y sali de la oficina, me encontré con mi mamá y nos dirigimos a un hospital. ¿A cuál?.

Habían dos opciones, en el Instituto de Higiene tienen experiencia tratando pacientes seropositivos así que sería más fácil, pero no gratis. Yo tenía menos de 1 USD en mi bolsillo. Esa era la respuesta por la que no fui a un Doctor antes y por la que muchos latinos no lo hacen. La falta de recur$o$. No le dicen a este lugar "Tercer Mundo" solo de puro gusto. Mi mamá ofreció darme algo de dinero, de un dinero que le habían encargado cuidar. Mi madre daría su vida por mi. Pero le dije que mejor fueramos al Hospital del Seguro Social, son famosos por su negligencia.... pero si acaso me atendían al menos ahí seria gratis. Sino... siempre podíamos ir al Instituto de Higiene después que nos cerraran las puertas en el Seguro Social.

Fuimos a la sala de Emergencias, mi estómago se había vuelto a aflojar. Estubimos de pie haciendo columna por casi una hora. Fue hace milenios la última vez que estube en una sala de emergencias de un hospital.... era tan pequeño que no recordaba como era. Tantos enfermos... tanto dolor... tanta pena... tanto pesar... tanta angustia... y yo... incompleto, débil... desarmado... desprotegido. Mi salud ya no podía defenderme. Tuve temor... temor de que alguno o TODOS los enfermos alrededor mío pudieran contagiarme de algo. Le pregunté a mi mamá "¿Y no se supone que si estoy débil y sin muchas defensas no debería estar aquí rodeado de tanta gente enferma?“. Ella me respondió: ”No, no tiene que ser así". En su curso sobre vivir con HIV le han enseñado sobre bioseguridad (wow....) y ella me supo explicar que en realidad no existe tanto riesgo ya que tampoco es que esté completamente sin defensas. Había un chico atrás mío con un trapo cubriendo su nariz y su boca... enseguida pensé: Tuberculosis... No sé que tenía, pero bueno era mejor que me tranquilizara.

La gente entraba y salía de la sala de emergencias mientras nosotros hacíamos cola, mi mamá me comentó: "Ya no hay dispensarios como antes... ahora son solo escritorios y atienden a la gente frente a todos los demás... todo el mundo puede oir lo que están hablando“. Mi reacción fue preguntarle: ”¿Tiene una pluma?". Sabía que tenía que decirle al Dr mi estado serológico, pero no hubiera soportado que al decirlo toda la sala de emergecias se quedase en silencio y mirándome sorprendidos o atemorizados. Pensé que si no se lo podía decir abiertamente... se lo daría anotado en un papel. Escribí en un papel << Soy HIV+ >>. Me llamaron dentro y no dejaron que mi mamá me acompañe. Nunca he estado enfermo, ni en un hospital... tenía mucho miedo. Tuve que reponerme.

Me senté frente al Dr y me dijo: "¿Qué tiene?“. Le respondí: ”Lo que sucede es que soy paciente positivo.... o sea... seropositivo“ (hice la aclaración en caso de que el Dr se equivocara y pensara que al ser ”paciente positivo“ se trataba de un ”paciente optimista“... a veces uno no sabe que esperar aquí). Esperé que se asustara. Que me mirara mal. Que me negara la atención. Había escuchado casos así antes. El solo me respondió: ”¿y?...¿qué le duele?“. Wow... poz friendly.... o sea alguien tolerante a los seropositivos. ¡Gracias Dios mío! ¡Qué bueno!. Le conté el resto de la historia y me oscultó. Me dijo prescribió varios examenes y me dijo: ”Una vez con tus examenes, en el laboratorio de emergencias, vuelves acá a hablar conmigo... y ahí vemos que tienes. Por si acaso sea necesario internarte".

Me asusté... a mi nunca me han internado... además, tenía que ir al trabajo... a mi no pueden internarme, tengo cosas que hacer. Él se dió cuenta y me dijo: "No te asustes, primero veamos que dicen los examenes y luego pensamos que hacemos". Me fuí a hacer los examenes y parece mentira que el mundo sea tan pequeño... y Dios tran grande. Mi cliente al que había estado atendiendo en la mañana es Doctor Patólogo Laboratorista del Hospital del Seguro Social.... y yo que pensaba que era mecánico (ambas profesiones no tienen nada de malo por cierto). Me vió saludamos y me preguntó porque me había puesto nervioso y enfermo después de cerrar el negocio... jejejeje. Él fue quién valido el resultado de mis examenes. Tuve que ir al centro a la matriz de mi empresa, luego de hacer varias cosas regresar al trabajo y buscar una excusa para volver a ir al Seguro Social y no fue algo sencillo. Hubo un momento en que mi estómago me molestó tanto que pensé... que había defecado en mi pantalón debido a la diarrea. Talvez a algunos les parezca gracioso... pero cuando tienes 30 años, estás enfermo... esta situación no es graciosa, es humillante.

Fui a Emergencias del Hospital mi mamá me esperaba con mis examenes, la mayor parte de las cosas estaban bien solo problemas con los neutrófilos, linfocitos y el MPV (que por cierto estaba en menos de la mitad). Me vió otra Dra y literalmente me tuvo que atender de pie mientras la gente pasaba con enfermos por nuestro lado... ella vió mis examenes y me dijo que no era algo bacteriano, lo más probable algo viral pero que como no sabían que era me derivaría a dónde un gastroenterólogo. Al salir de ahí fui a trabajar, mi jefe me preguntó: "¿qué pasó?" y me inventé una excusa: Infección estomacal severa. Talvez no esté errado.

Hoy fui al Hospital para ver al gastroenterólogo, pero me enviaron a otro dispensario... con suerte no era demasiado lejos solo 15 min en carro. Volver a llenar todos los papeles otra vez... y total... no me pusieron con el gastroenterólogo sino con el Dr. de medicina general, quién me dijo lo mismo... no saben que tengo. Me envió a hacer examenes de heces mañana y por fin dónde el gastroenterólogo el día lunes. Lo mejor de todo es que no estoy internado. Pero definitivamente esta situación me ha asustado. Sabía que con el Hiv me podía enfermar... pero no pensé que fuera así.... no pensé que de la noche a la mañana me podrían decir: "Sr. va a tener que quedarse en el Hospital".

Mis amigos me han preguntado como estoy... la verdad no he querido hablar mucho sobre ello... porque me frustra decirle a todo el mundo que ni yo, ni los doctores saben lo que me está pasando. Por otro lado... la enfermedad y el proceso de aceptación respecto de la ausencia de salud que he tenido que pasar en estos dos días... me ha golpeado anímicamente. He llorado. Antes de ayer alguien puso un comentario en mi segundo post de este blog y comencé a leer todo otra vez, al menos el primer mes... y no pude evitar que mis lágrimas salieran. Y aunque no dije nada ... en el fondo mi corazón me decía "no puedo creer que esto me esté pasando a mi". Pero sí me pasa... y es duro aceptarlo cuando desearía que fuera todo solo una mala pesadilla. Es duro saber que mi salud se fue... se murió.

Es duro enfrentar cuando la realidad deja de convertirse en una teoría. La ausencia de salud existe, sucede... y duele mucho. El peor error del ser humano es siempre pensar que la salud es algo de su propiedad... porque no lo es, un día si no te cuidas.. sucede algo y te la roba, te roban la salud... y una vez que se ha ido... ya no vuelve.

Hoy me siento un poco mejor aunque sé que esta ya no es una garantía, ni puedo decir que estoy "bien". Tengro gripe... no puedo respirar bien y eso me molesta. Mañana tengo que hacerme examenes a las 6am y recién hoy en la noche un amigo me dice que son examenes de heces.... yo juraba que eran de sangre, el Dr. no me explicó... nadie lo hizo. ¿Y yo? Perdido en el mapa. Tengo que ver la forma de ir a recoger el ticket mañana, ir a comprar un frasco para las muestras e ir a tomarme la muestra de sangre. Los resultados estarán en la tarde y Dios mediante el día lunes veré por fin al gastroenterólogo. Crucen los dedos y deseenme que todo salga bien. Al parecer el virus no descansa.