“Cada cual recibe lo que merece” Anónimo.

“I deserve nothing more than I get, cause nothing I have is truly mine / Yo merezco nada más de lo que recibo, porque nada de lo que tengo es realmente mío” Dido - Canción “Life for rent/Vida en renta”


Esta semana comenzó como algo normal, luego se convirtió en algo un poco pesado... y terminó siendo un completo desastre. Insoportable. La semana comenzó normal, atrás de unos diseños para unas volantes, unos afiches... que debían estar para el miércoles pero los entregaron el jueves al final del día. A mitad de la semana me encargaron al tercer hijo de mi jefe (17 años) como asistente. Fue raro... el chico realmente no se veía con ganas de trabajar... pero bueno, si yo tuviera la cantidad de dinero que tienen sus padres tampoco quisiera... pero al menos fuera mejor estudiante de lo que él es... aunque claro, eso digo yo ahora... talvez si hubiera estado toda la vida en sus zapatos fuera igual de dejado que él.

Todo estaba medio normal, gastos normales... no hice nada del otro mundo... pero por alguna razón me quedé sin dinero. Tuve que retirar los 10 USD que había ahorrado...y para ayer... ya no tenía más que 1 USD en el bolsillo. Creo que mi problema es la comida... me da mucha hambre... en especial con las vitaminas... a veces da coraje, mucha gente Hiv+ pierde peso porque pierden el apetito o por las diarreas... yo ya casi no tengo diarreas.. y como como descocido... pero la plata no me alcanza para la comida. La vida nunca es justa. Normalmente gasto mucho en comida... me encantan las hamburguesas... pero por donde trabajo la comida es cara... un almuerzo cuesta 2 USD y por mi casa un plato de arroz con frejoles cuesta 1.25 USD. La hamburguesa por mi trabajo cuesta 1.45 USD la sencilla y en el centro las puedes comprar hasta en 0.60USD. En fin, para el jueves estaba cansado... fastidiado... agotado... a punto de reventar.

Recuerdo que el jueves hablaba con mi jefe y su esposa y pensé en pedirles un adelanto de 10 USD de mi sueldo,... pero lo más probable es que no me lo hubieran dado... ellos suelen ser muy estrictos con los pagos de los demás... pero muy indulgentes con sus propios gastos. Hubo un momento en que hablaba con ellos y vi como guardaban un fajo de billetes de 10 y 20 USD. Y sentí envidia. No que les fuera a robar... no es mi estilo robar dinero... cuando era pequeño me le cogía los juguetes a mis primos porque no tenía con que jugar en mi casa... pero ya de grande no he robado nada. La envídia en general y aunque talvez me mienta a mi mismo... creo que no es un sentimiento muy familiar para mi... en general en mi vida he tratado de no sentir envidia hacia los demás... al menos en mi etapa madura. Cuando estaba en el colegio si sentía algo de envidia de tener amigos con choferes... y casa aquí y allá... pero fue en realidad en la Universidad en la que la envidia me atacó con fuerza... recuerdo que estudiaba y me sacaba el aire en los primeros años para poder hacer las tareas, investigar... etc y volver a clases... y veia a otras personas que tenían carro y dinero... no tenían que sufrir por sacar copias de los libros... los papas se los compraban. No tenían que pasar penurias para llegar a casa en las noches... tenían carro último modelo.... y aún así eran malos estudiantes, solo una que otra era buena alumna.

Por cierto, me asaltaron y secuestraron esta semana. Nada del otro mundo (al menos en América Latina)... de un par de años a la fecha se ha puesto de moda el secuestro express... te detienen, te apuntan... te secuestran en un carro... te roban... si pones resistencia te pegan... y si no les caes bien te matan. Ya saben, cosas con las que vivimos todos a diario aquí y al lado. Cosas que no eran comunes acá pero que ahora lo son y la gente entre esos me incluyo yo, nos incomoda. Me apuntaron con una pistola... me subieron a un carro... me revisaron el maletin y me tuvieron dando vueltas... yo rogaba que no me pegaran... me refiero a que ¿para qué los golpes? además... soy tan pobre que ellos deberían hacerme donaciones en lugar de quitarme cosas. Pero así es.. a los pobres que caminamos nos asaltan... como si tuvieramos algo que llevarse...

Me revisaron de cabo a rabo, vieron que no tenía nada para robar.. y solo 0.5 USD en mi bolsillo en ese momento, lo único que se me llevaron fue mi celular... en fin... uno menos. Y gracias a Dios no me dispararon ni me golpearon. No opuse resistencia... es que ya tengo Hiv... que cosa podría ser peor? un robo más un robo menos... no me pueden quitar nada que no haya perdido ya... mi salud. No me pueden robar mi salud... ya la perdi... ya me la robaron antes... solo no quería los golpes ya que no había razón para ello. Y sobre la muerte... sí tenía miedo que me mataran... aunque en el fondo casi daba igual... de todas maneras voy a morir, creo que el temor más grande era que me hirieran y no me mataran...o sea.. si me van a matar que sea de una sola vez y sin mucho dolor... pero si me dejan herido no es justo... uno sangra y le duele y tiene que ir al hospital y no hay dinero para eso... entonces igual moriría (aca no te atienden si no tienes dinero... viva el juramento hipocratico!!) pero el proceso sería mucho más tortuoso... y no sería justo. No creo que merezco una muerte así... merezco una muerte rápida o tranquila... pero contundente. Sin dolor por favor (espero que la muerte este tomando nota porque sino me quejaré si no me mata como le estoy pidiendo... tiene que saber como satisfacer a los clientes). En fin, no me robaron dinero porque no tenía.

Ayer jueves, ya no tenía mucho dinero... normalmente mi mamá me daría un poco del que le ha dado mi hermana a ella para sus gastos... pero no fue posible por situaciones que sería muy largo de contar. Me fui al trabajo con un dolar en el bolsillo. Pedí prestado 0.25 USD y los chicos del trabajo sintieron tanta pena que me prestaron 0.35 USD. Que lindas son mis compañeras de trabajo. Pasé todo el día con hambre... solo comi un bolón de verde. Le pregunté a mi hermana si me podía prestar algo de dinero hasta el 30 pero me dijo que no le habían pagado y no tenía. Llegué a mi casa a la 1am con 0.05USD en el bolsillo. Le rogaba a Dios que hubiera comida... pero cuando llegué, solo encontré una nota de mi mamá que decía... "No me esperes, vuelvo mañana“. Dije entre mí... ”bueno... ojalá haya dejado comida"... y no, no dejó comida. 1am y me moría del hambre y no había nada abierto y aunque hubiera habido solo tenía 0.05 USD. Habían 5 o 6 bananas en la mesa y me las comi todas.... pero no me llené. La verdad es que le envié un mensaje grosero a su celular porque nunca avisa que no hay comida... aunque si hubiera avisado no hubiera hecho una diferencia, igual no tenía dinero.

Detesto acostarme con hambre.

Detesto llevar la vida que llevo.

Detesto tener que vivir así.

Detesto ser quien soy.

Detesto vivir en tanta necesidad.

Me pudre pasar por tantos problemas y cosas juntas... ¿Qué es que acaso no ha sido suficiente todo lo que he vivido? ¿todavía tienes que hacer que me acueste a dormir sin haber comido bien? ¿qué se supone que estás pensando tú desde allá arriba? ¿qué o quién te has creido?. Ponte a hacer tu trabajo... se supone que ayudes al mundo no que lo mates de hambre. Se supone que me ayudes y me des una mano, no que me hundas más. Estoy enojado contigo!.

Ya durante el día la situación había sido pesada... es difícil explicar lo que se siente cuando uno ha perdido la tolerancia... y cuando sientes un fastidio total a todos y a todo... es algo como si quisieras arrancarte la piel y volverte alguien más... alguien con una vida mejor. Recuerdo que prendi la tv y veía cantantes y policias y actores... y solo pensaba.. "ellos sí tienen para comer... maldita sea". Apagué todo y me acosté a dormir.

En Ecuador hoy es feriado, son tres días libres... así que hoy dormi hasta el medio día... soñé que me encontraba dinero en la calle y que rebuscando monedas y todo había logrado reunir un dolar y medio para poder comer. Sip, ese fue mi sueño. Me desperté... y en realidad pensé que era verdad... pero no, todo era un sueño. Pasé el día en cama... o jugando en la compu... esperaba que talvez mi mamá viniera y trajera comida... o algo. 8pm y ella no llegaba y no había comido nada en todo el día. Me ardía el estómago...y comencé a pensar:

"¿será que merezco todo lo que me sucede?... ¿quién sabe? talvez sí, talvez soy tan malo que en realidad merezco lo que me está pasando.... y talvez no me doy cuenta de todo lo malo que he hecho. O talvez solo convivo con una persona que tiene sus propios problemas personales y que de una u otra manera trata de castigarme indirectamente por x o y o z motivos... podría incluso deberse a mi orientación sexual o al hecho de estar de infectado de hiv... ¿quién sabe? ¿quién entiende a la gente?.. o talvez no me quiere hacer daño a mi... sino que simplemente no puede evitarlo... talvez es toda la forma en que las cosas en su vida han pasado y ahora lo refleja en mi sin intención.... o talvez sea su forma de decirme: toma infeliz, sufre, eso te pasa por haberte infectado y por andar metido en tonteras!".

Hay algo que aprendí hace poco... y aunque nadie esté de acuerdo conmigo, pues esta es mi conclusión. Creo que ya lo mencioné antes, pero talvez no fue muy claro.. en todo caso lo repito. LAS FAMILIAS SI DISCRIMINAN. Ajá, sí... yo pensaba que no sucedía... pero ahora creo que es real y sucede. Las familias y los padres sí discriminan y abandonan a sus hijos... sean estos gays o hiv+ o lo que sea que no cuadre en sus estandares. O si no los dejan, entonces si los someten a castigos indirectos... es una forma de defogar su odio y rencor, pero sí sucede. Y nadie está excento de ello... no importa si es un padre o una madre... ambos pueden en un momento determinado poner a sus hijos en situaciones de tortura o maltrato como una forma de desahogar su enojo o decepción. Yo creo que a veces eso va más en relación con la naturaleza del ser humano más que el con hecho de ser padres o no. Los padres que marginan a sus hijos... son creo yo personas que tienen temores muy fuertes como persona, mucho más fuertes que el amor de padre o madre. Talvez sea simplemente que a diferencia de lo que la gente comúnmente cree... no todos los padres darían la vida por sus hijos. Talvez sí los amen y todo, pero el sentimiento de autoconservación o su propia y cuadrada imagen de lo que sus hijos o su familia debe ser... a veces es más fuerte que el llamado de la sangre. Yo pensaba que no sucedía... pero sucede. Talvez para todos es una lucha... para ellos y para nosotros, ellos luchan por amar aquello que normalmente aborrecerían... y nosotros, luchamos por vivir.

Simplemente la gente cree que debemos ser castigados... si eres gay. Púdrete en el infierno maldito. Si eres Hiv+. Muérete de una vez infeliz. Y si eres ambos... peor aún. O talvez yo soy en realidad la peor persona del mundo y merezco lo que estoy viviendo. No lo sé... pero sinceramente no descarto que sea yo una persona extremadamente mala y que en realidad merezca lo que estoy viviendo. No lo descarto, porque lo peor que puede hacer alguien es considerarse súper bueno a sus propios ojos... sin darse cuenta del daño que puede estar haciendo a los demás y de hecho, yo sé y mis amigos saben que he cometido más de un error imperdonable. Los que espero no volver a repetir jamás.

En fin, conversaba con Nicolás de Uruguay y le pedí que abogue por mi allá arriba... digo talvez están tan enojados conmigo en el cielo que si le digo algo... hace que me llueva fuego y me incinere. Fue algo peculiar y gracioso que Nicolás me comentó que él también está dudando de Dios en estos días... yo solo le respondí... "bueno, ya somos 80 millones". Y ambos reímos. No quise mencionarle el hecho de que hace un par de meses atrás... él me dijo que su fe era fuerte y no se debilitaría con nada. Pero nos sucede a todos... la fe a veces sufre embates así como las montañas tienen deslaves debido a la erosión del mal tiempo. De igual forma las malas temporadas a veces desgastan aquello en lo que creemos. Lo bueno fue que Nico me prometió hacer un alto al fuego con el de allá arriba y hablarle sobre mi... por si acaso me haya olvidado.

Yo un poco más calmado... y viendo que eran las 9pm y no había comido... me puse a revisar los cajones de mi mamá y logré reunir 0.7 USD. No me alcanza para un plato de comida pero talvez para una hamburguesa... pero mejor opté por pan, el pan cuesta 0.10 USD y llena. Así que sali a comprar pero solo me llevé 0.4USD. Pensé en ahorrar por si acaso no hubiera comida mañana. Vi unas papas pequeñas en mi casa... y una lata de sardinas. Y fue gracioso, a Nico le había dicho que "ojalá Dios me haga el milagro y me multiplique los panes que iba a comprar". Y recordaba mientras le decía eso... que Jesús multiplicó panes y pescados.... quien me diría que mi cena de hoy fue exactamente eso... 4 panes, 1lata de pescado (sardinas) , tres papas pequeñas y un vaso de chocolate caliente. Y me llené. Sin duda alguna los de allá arriba suelen ser bien figurativos con lo que hacen.

Unos minutos después de las 10pm me envió un mensaje mi hermana diciendo que mañana le van a hacer una reunión por el cumpleaños a mi cuñado y que me invitaba... lo primero que pensé fue... "comida!! ¿habrá comida?“. Y luego pensé... ”con 0.3 USD no alcanzaré a ir... pero ni modo, se hará el esfuerzo". A las 10.30pm llegó mi mamá. La saludé, pero no le dije que he pasado el día entero con hambre... de hecho, casi no hemos hablado... mejor dicho, no hemos hablado. No he querido crear más polémica. Talvez sea todo culpa de los dos o culpa solo mía... talvez esto es realmente lo que merezco.

Tampoco dije nada porque he pensado mucho hoy en día en la frase que dice "tienes lo que te has merecido". Me refiero a que ¿realmente nos sucede aquello que nos merecemos? ¿siempre?. Recuerdo que hoy pensé que después de tres días casi sin comer talvez me encontrarían muerto el lunes... o que talvez al tener tres días sin comida entraría muy rápido en etapa Sida... que estaría muy débil para ir al trabajo... y debo confesar en que otra vez pensé en irme de aquí... muy lejos, muy alto... muy en silencio. No sé... pero creo que estos pensamientos suicidas... talvez sean algo que nunca me va a dejar del todo... es como un fantasma que solo se vuelve a esconder y luego asoma su cabeza cuando tiene la oportunidad... y mi vida está llena de oportunidades para él. No pensaba escribir sobre esto hoy.... porque me da vergüenza. Apuesto a que nadie pensaría que en América Latina exista relamente alguien que muera de hambre en la pobreza. Apuesto que lo han leído y no lo han siquiera pensado en serio, ni reconsiderado. Apuesto que nunca se han puesto en los zapatos de alguien que pueda vivir en peores circunstancias que las mías. Apuesto que nunca han pensado lo que significa vivir o morir en el piso... ante la mirada ignorante de la gente que no hace nada por dar una mano a su projimo. Yo también era así....

Parece mentira que en América Latina y en el mundo en general aún seamos ciegos al dolor de otros. Y que no veamos aquello que sí existe. Yo soy un pobre con suerte... tengo computadora... tengo donde dormir... moriré de hambre pero no de frio.... moriré por un virus y no por la negligencia de los que pasen al pie mio... al menos no por ahora. Pero ¿qué es peor? ¿morir por un virus? o ¿morir por le abandono de una sociedad egoista y ensimismada?. No quiero que mal interpreten lo que digo. NO necesito dinero... o mejor dicho, necesito dinero pero no el suyo. Es un asunto que tengo que resolver (que pena por mis acreedores pero creo que tendré que pagarles menos este siguiente mes), la pregunta va en función de las personas que están durmiendo en la calle hoy... ahorita mismo. Que pena que no exista alguien que les llleve algo de comer... o que pena que esa persona que ayuda sea uno o dos y no toda una familia... o toda una ciudad. Que pena que todos los años mueran indigentes congelados durante el frio invierno en Moscú y mueran personas abandonadas en las calidas calles de mi ciudad. No es el clima... es el desamor en el que nos hemos hundido todos. Y por eso todos somos en parte criminales.... y en parte culpables de cada estrella que deja de brillar en el cielo y cada suspiro que se apaga en la tierra.

Yo no necesito ayuda financiera de nadie. Nadie me podría dar lo que yo necesito... no necesito dinero, necesito la cura para un virus. Pero incluso más que eso... necesito al menos ver que si voy a morir otros recibirán algo de ayuda. No es justo que vayamos a morir todos... unos por un virus y otros en Africa o a la vuelta de mi casa de hambre. Todos deberíamos hacer algo... no existe tal cosa como la globalización si no se ve reflejada en la unión de lazos afectivos entre todos los que habitamos este mundo. Ni tampoco beneficios reales de la modernidad si no ayuda a ayudar a otros.

Así que bueno, ya habiendome desahogado... y habiendo compartido el milagro de la multiplicación de los panes y pescados de manera personal... intento relajarme un poco, esperando que sucederá mañana. Dicen que Dios no nos olvida.. aunque a veces parece que así fuera... pero talvez seamos nosotros los que nos olvidamos entre nosotros mismos... lo cual nos hace absolutamente responsables de ello.

Con o sin. El lunes intentaré pedirle a mi jefe un adelanto de al menos 10usd de mi sueldo porque sino no llegaré hasta el jueves. Al final de todo... no sé si recibimos realmente lo que merecemos... o si merecemos realmente todo lo que tenemos... talvez, sabiendo que tanta gente muere cada segundo en el mundo de crimen, hambre, depresión, guerras (que no es más que una gran vorágine de crimenes con un nombre político y publicidad internacional), enfermedades y este virus... viendo tanta gente que muere y tan poco que hacemos o podemos ayudar.. talvez nadie reciba lo que realmente merece... porque si así fuera... entonces no deberíamos recibir nada. Talvez a pesar de todo debería darme simplemente por agradecido por lo poco que tengo... porque en realidad no debería tener nada porque no lo he merecido, cuando hay miles de personas más buenas que yo que han muerto o están muriendo en este preciso momento. Y si yo aún sigo aquí... debería valer la pena. Debería hacer que valga la pena... al menos un poquito.

Estaba escuchando esta canción que me gustó mucho...

Dido - Life for rent


Y me hizo recordar que alguna vez quise llevar una vida tranquila... y sencilla. Antes de toda esta vorágine de acontecimientos. Una vez hace años viví en Manta por un par de meses e iba al oceano todas las tardes a caminar... a pensar... a respirar... solo a ser. Mucho antes de pensar en tener computadoras, camaras digitales, tarjetas de crédito, carro, etc.

¿Quién sabe? talvez todavía sea un opción... uno de mis ex se va a mudar al campo con su nueva pareja o ya se habrán mudado para este momento. Talvez él comprendió luego de tantos años en Manhattan que al final lo que realmente importaba más allá de la opulencia y el gran impulso de “tener” que nos inculcan... que realmente lo único importante es ser y estar en paz.

Voy a trabajar un poco más en llegar al equilibrio de todo esto. Que tengan dulces sueños