El VIH entra al cuerpo a través de heridas abiertas, llagas, o cortes en la piel; a través de membranas mucosas, como las que se encuentran en el ano o la vagina; o a través de una inyección directa. Hay muchas maneras en las que esto puede suceder:

  • Contacto sexual con una persona infectada (ver información adicional más abajo)
  • Compartir agujas, jeringas u otros instrumentos con alguien que está infectado.
  • Transmisión de madre a hijo. Los bebés que nacen de una madre VIH positiva pueden infectarse con el virus antes o durante el parto, o al amamantar luego de nacer.
  • Transmisión en un entorno de atención médica. Profesionales de la atención médica se han infectado con el VIH en su lugar de trabajo, generalmente luego de haberse pinchado con una aguja u otro objeto filoso que contenía sangre infectada con el VIH.
  • Transmisión al recibir una donación de sangre u otros factores de coagulación sanguínea. Sin embargo, actualmente esto es muy raro, en países donde se analizan los anticuerpos del VIH en la sangre, incluyendo en los Estados Unidos.


Desde el comienzo de la epidemia del VIH/SIDA, los departamentos de salud locales y estatales, en colaboración con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, siglas en inglés) han investigado exhaustivamente rutas de transmisión potencialmente desconocidas o nuevas. Hasta la fecha no se han registrado rutas adicionales de transmisión, a pesar de existir un sistema nacional dedicado a detectar casos inusuales.

Mitos comunes acerca de cómo se transmite el VIH

Estas son algunas de las circunstancias por las que no tienes que preocuparte, ya que no te pondrán a riesgo de infectarte con el VIH:

  • Ser picado por un mosquito u otro insecto, ser mordido por un animal.
  • Comer alimentos manipulados, preparados o servidos por alguien que es VIH positivo.
  • Compartir inodoros, teléfonos o ropa.
  • Compartir tenedores, cucharas, cuchillos o vasos.
  • Tocar, abrazar o besar a una persona que sea VIH positiva.
  • Asistir a una escuela, iglesia, restaurante, centro de compras u otros lugares públicos donde haya personas VIH positivas.


El VIH no puede transmitirse a través de la orina, materia fecal, vómito o transpiración. Está presente, pero sólo en cantidades insignificantes, en las lágrimas y el fluido de las ampollas. En un pequeño número de personas, está presente en cantidades diminutas en la saliva.

Transmisión sexual del VIH
En los Estados Unidos el contacto sexual es la ruta más común de transmisión del VIH. Los CDC han publicado que de las 48,100 personas que se infectaron en 2009, el 57 por ciento eran hombres que contrajeron el VIH a través de sexo con otros hombres (HSH, siglas de Hombres que tienen Sexo con Hombres). El término HSH es importante porque muchos hombres que tienen sexo con hombres no necesariamente se identifican a sí mismos como “gay”ni siquiera “bisexuales”. La transmisión del VIH a través de la actividad sexual entre heterosexuales representó el 31 por ciento de las nuevas infecciones, siendo la mayoría de estos casos mujeres infectadas por hombres. Los usuarios de drogas inyectables representaron el 12 por ciento de las nuevas infecciones, aunque un cuarto de estos eran MSM, por lo que no es posible saber si dichos hombres se infectaron al compartir instrumentos de inyección o a través del sexo.

Las relaciones sexuales heterosexuales es la forma más común de transmisión del VIH en muchos paises de bajos recursos. En África, algo más del 80 por ciento de las infecciones se contraen heterosexualmente, mientras que la transmisión de madre a hijo y las transfusiones con sangre contaminada representan el resto de las infecciones. En Latinoamérica la mayoría de las infecciones las contraen HSH y a través del mal uso de drogas inyectables, pero la transmisión heterosexual está en aumento. El contacto heterosexual y la inyección de drogas son las principales formas de transmisión del VIH en el sur y sureste asiático.

La razón por la que la actividad sexual es un riesgo para la transmisión del VIH es porque permite el intercambio de fuidos corporales. Los investigadores han comprobado consistentemente que el VIH puede transmitirse a través de la sangre, el semen y las secreciones vaginales. También es cierto que el VIH se ha detectado en la saliva, las lágrimas y la orina. Sin embargo, en estos fluidos, el VIH se ha encontrado en concentraciones extremadamente bajas. Lo que es más, no ha habido ni un solo caso de transmisión del VIH a través de estos fluidos que se haya reportado a los CDC.

Prácticas sexuales específicas: ¿Cuáles son los riesgos?
Hay estudios que han demostrado repetidamente que ciertas prácticas sexuales están asociadas con un mayor riesgo de transmisión del VIH que otras.

Relaciones sexuales vaginales:
Las relaciones sexuales vaginales sin protección son la forma más común de infección con el VIH en todo el mundo. En los Estados Unidos y en muchas otras naciones desarrolladas, es la segunda forma más común de transmisión sexual del VIH (después de las relaciones sexuales anales entre HSH).

Hay estudios que demuestran que la transmisión del VIH de hombre a mujer durante las relaciones sexuales vaginales es significativamente más posible que la transmisión de mujer a hombre. En otras palabras, es mucho más posible que los hombres VIH positivos le transmitan el virus a las mujers VIH negativas a través de las relaciones sexuales vaginales que que las mujeres VIH positivas le transmitan el virus a los hombres VIH negativos.


Hay algunas razones para que esto sea así. Primero, en los Estados Unidos hay más hombres que mujeres infectados con el VIH, lo que significa que es mucho más posible que una mujer tenga sexo con un hombre VIH positivo que un hombre tenga sexo con una mujer VIH positiva. Segundo, las mujeres tienen una superficie de tejido mucoso mucho más grande que los hombres, la capa que recubre la vagina y el cuello del útero se pueden raspar fácilmente y tienen una gran cantidad de células inmunitarias que pueden ser infectadas con el VIH. En los hombres, el VIH debe ingresar a través de un corte o abrasión en el pene o a través de la cobertura de la uretra dentro de la punta del pene.


Existen investigaciones que sugieren que los hombres que no están circuncidados corren un riesgo mayor de infectarse con el VIH o de transmitir el virus si ya son VIH positivos. Sin embargo, es importante recalcar que los hombres que están circuncidados aún pueden infectarse (o transmitir el virus) si no usan condones durante el sexo vaginal.

Los hombres o mujeres que tienen infecciones de transmisión sexual (ITS), como herpes genitales o sífilis, son más propensos a transmitir el virus si son VIH positivos o a infectarse con el virus si son VIH negativos.

Relaciones sexuales anales:
Si no se usan condones y el estado de VIH de la pareja insertiva es positivo o desconocido, las relaciones sexuales anales están asociadas con un alto riesgo de infección con el VIH,


Ser la pareja receptiva, el “pasivo”, durante el sexo anal sin protección te pone a un riesgo mucho más alto de contraer la infección con el VIH, pero es posible que cualquiera de los dos miembros de la pareja contraigan el VIH. El motivo de esto es que el semen infectado con VIH puede entrar en contacto con tejidos mucosos en el ano que pueden ser dañados fácilmente durante el sexo anal. Y el riesgo de transmisión del VIH no se reduce necesariamente si el “activo” se sale antes de eyacular, estudios han demonstrado que el líquido pre-eyaculatorio puede contener altas cantidades de VIH y puede resultar en transmisión durante el sexo anal.

La pareja insertiva (“activa”) corre un riesgo más bajo, pero es posible que el VIH entre a través de un corte o lasceración en el pene o a través de la capa que recubre la uretra dentro de la punta del pene.

Hay estudios que sugieren que el sexo anal insertivo sin protección es aproximadamente cuatro a 14 veces menos riesgoso que el sexo anal receptivo sin protección.

Sexo oral en el pene
El riesgo con el sexo oral en el pene presenta la mayor confusión en términos de riesgo y genera la mayor cantidad de preguntas. Pero la mayoría de los expertos acuerdan que la felatio, a veces conocida como “mamada”(blow job en inglés) no es una ruta eficiente de transmisión del VIH. Esto no significa que no pueda ocurrir, pero el riesgo es muy bajo.

Debido a que la felatio sin protección permite que fluídos corporales de una persona entren en contacto con tejidos mucosos o heridas abiertas, llagas, o cortes en la piel de otra persona, existe un “riesgo teórico”de transmisión del VIH, lo que significa que se considera posible pasar la infección de una persona a otra. Pero la posibilidad de que esto pase es rara ya que solo existen pocos casos documentados reportados y estudios.


En estas instancias siempre participaban HSH, hombres que eran la pareja receptiva (dando la “mamada”) durante el sexo oral sin protección a otro hombre VIH positivo. No ha habido ninguna instancia de infección con VIH entre parejas femeninas receptivas durante el sexo oral sin protección. Y no ha habido ni un solo caso documentado de transmisión a la pareja insertiva (la persona recibiendo la “mamada”) durante sexo oral sin protección, tanto entre HSH como heterosexuales.

Sexo oral vaginal
Al igual que la felatio, esta también se considera una actividad de bajo riesgo. Reportes de casos documentan un caso de transmisión del VIH de mujer a mujer via cunilingus y otro caso de transmisión del VIH de mujer a hombre via cunilingus. En ambos casos la transmisión se dio de la pareja receptiva (el que recibía el sexo oral) a la pareja insertiva (el que realizaba el sexo oral). No ha habido ningún caso documentado de transmisión del VIH de una pareja insertiva a una pareja receptiva.

Sexo oral anal
El sexo oral anal se conoce a menudo como anilingus. El anilingus o rimming en inglés, no se considera como un factor de riesgo independiente para el VIH. Sin embargo, se ha demostrado que es una ruta de transmisión de la hepatitis A y B, así como de infecciones parasitarias como la giardiasis y la amebiasis.

Sexo anal digital o sexo vaginal digital (con los dedos)
El sexo anal o vaginal digital (con los dedos, en inglés fingering) consiste en introducir los dedos en el ano o en los genitales femeninos (incluyendo la vagina) . Si bien es posible que alguien que tenga un corte abierto o una herida reciente en el dedo pueda infectarse al entrar en contacto con sangre en el ano o la vagina o con secreciones vaginales, nunca ha habido un caso documentado de transmisión del VIH a través del fingering.

Last Revised: January 18, 2017