Herpes es un término general para nombrar a dos enfermedades diferentes: una que afecta el área alrededor de la boca (herpes oral, también conocido como llagas bucales) y otra que afecta la zona alrededor de los genitales (herpes genitales). Ambas enfermedades son causadas por un virus. El virus herpes simple-1 (VHS-1) causa el herpes oral; tanto el VHS-1 como el virus herpes simple 2 (VHS-2) causan los herpes genitales. Si bien el VHS-1 y el VHS-2 son virus diferentes, tienen un aspecto muy parecido y se tratan de la misma manera.

Los herpes no pueden curarse. Una vez que alguien se infecta con cualquiera de los dos virus, no pueden eliminarse del cuerpo humano.

Tanto el VHS-1 como el VHS-2 viven en células nerviosas, generalmente debajo de la piel. Ninguno de los dos virus está siempre activo. A menudo permanecen silenciosos o inactivos en estas células, a veces por muchos años o incluso durante toda la vida. Esto se llama “latencia”. Por razones no comprendidas completamente por los investigadores, los virus pueden activarse y causar síntomas, los que incluyen llagas alrededor de la boca o cerca de los genitales. Esto se llama “reactivación”. Estos síntomas pueden ir y venir causando los llamados “brotes”.

Durante un brote, el virus se vuelve activo y causa una cadena de eventos que llevan a que se forme un aglutinamiento de pequeñas protuberancias. Estas protuberancias pueden romperse, cicatrizar y luego desaparecer por un período indefinido de tiempo.

Cualquier persona infectada con uno de los virus, sin importar su estado de VIH, puede experimentar brotes de herpes orales o genitales. Aproximadamente el 70 por ciento de todos los adultos que viven en los Estados Unidos están infectados con uno, o ambos virus. El VHS-1 se transmite a través del contacto directo con la zona infectada, generalmente durante un brote de la enfermedad. Besar y el sexo oral genital pueden transmitir el VHS-1. La actividad sexual más intensa, incluyendo la penetración pene-vagina o pene-ano, es la principal ruta de transmisión del VHS-2. Ambos tipos de virus pueden reproducirse activamente sin causar síntomas, esto se conoce como “excreción del virus”. Una persona con VHS puede infectar a otra persona cuando está en etapa de “excreción”, aunque no tengan ninguna llaga en ese momento.

Cualquier persona infectada con cualquiera de los virus puede experimentar brotes. En las personas que tienen un sistema inmunitario saludable, un brote de herpes generalmente dura unas pocas semanas. En las personas con un sistema inmunitario comprometido, incluyendo las personas con VIH y SIDA, las llagas de herpes pueden durar más de un mes. Los brotes graves de herpes pueden ser terriblemente dolorosos. En un número muy pequeño de casos, los herpes se pueden propagar a otros órganos, incluyendo los ojos, la garganta, los pulmones y el cerebro.

 

¿Cuáles son los síntomas y cómo se diagnostica?

Los síntomas de los herpes dependen de la zona donde ocurra la enfermedad:

  • Los herpes orales (llagas bucales): Llagas alrededor de la boca y los orificios nasales. Pueden picar o doler.
  • Herpes genitales: Llagas en el pene en los hombres o cerca de la vagina en las mujeres. Los herpes genitales también pueden causar llagas cerca del ano, incluyendo el área entre el ano y los genitales (el perineo). A veces los herpes genitales pueden causar dolor al orinar o defecar.

 

¿Como se diagnostican los herpes?

Los herpes orales y genitales son enfermedades bien conocidas. La mayoría de los médicos y otros proveedores de atención medica reconocen los herpes al verlos. Por lo que ambos tipos de herpes pueden ser diagnosticados, y se puede recomendar su tratamiento, simplemente al examinar las llagas. Sin embargo, las guías publicadas por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés), recomiendan que las llagas bucales en particular se confirmen con una prueba de laboratorio, ya que los herpes orales a veces pueden ser más difíciles de diagnosticar en las personas con VIH.

Ante la duda, una pequeña muestra de la llaga se envía a un laboratorio para su análisis. Si se encuentra el virus en la muestra, se puede confirmar el diagóstico.

Debido a que un gran número de personas está infectado con el VHS-1 y/o el VHS-2, no tiene sentido hacer analizar muestras de sangre para detectar la presencia de anticuerpos para cualquiera de los dos virus. Estar infectado con el virus no significa necesariamente que aparecerán llagas del herpes.

 

¿Cuál es el tratamiento para el herpes?

El herpes no tiene cura. Una vez que cualquiera de los dos virus entra al cuerpo y se instala en las células nerviosas, no puede ser eliminado. Pero las llagas del herpes pueden ser tratadas. El tratamiento puede acelerar la cicatrización, reducir el dolor y postergar o prevenir nuevos brotes.

Generalmente el tratamiento sólo se usa durante un brote. Esto se llama “terapia episódica”. En las personas con un sistema inmunitario comprometido, los brotes pueden ser frecuentes y pueden requerir terapia a largo plazo para prevenir recurrencias. Esto se llama “terapia supresora”. Algunas personas pueden predecir cuando están por tener un brote, generalmente porque sienten un cosquilleo en el lugar donde aparecerá la llaga. Esto se conoce como “etapa de pródromo”.

Existen cuatro tratamientos disponibles para los herpes:

  • Aciclovir (Zovirax): Aciclovir ha sido estudiado y utilizado durante muchos años como tratamiento para los herpes orales y genitales. Ha sido estudiado específicamente en personas con el VIH y herpes y ha demostrado ser seguro y efectivo. Aciclovir está disponible como crema tópica, pastillas y en formulación intravenosa. La mayoría de los expertos coinciden en que la crema no es muy efectiva y que las pastillas funcionan mejor en casos de brotes leves a moderados o como tratamiento supresor a largo plazo. Aciclovir intravenoso se utiliza para el tratamiento de erupciones graves o brotes que afectan órganos internos (especialmente infecciones del VHS en el sistema nervioso central). La dosis oral usada para tratar los brotes es de 400 mg que se toman tres o cuatro veces por día, generalmente durante cinco a diez días. El tratamiento funciona mejor cuando se inicia ante los primeros síntomas, o durante la etapa de pródromo. Por este motivo, las personas con brotes más frecuentes que no estén bajo terapia supresora, pueden considerar tener a mano aciclovir, en caso de que ocurra un brote. La dosis se puede duplicar si las llagas del herpes no responden. Tomar 400 mg del medicamento tres veces al día o 800 mg dos veces al día durante períodos prolongados, puede prevenir la recurrencia de los brotes. Sin embargo esto sólo es recomendable para pacientes con un historial de recurrencias frecuentes.
  • Valaciclovir (Valtrex): Valaciclovir es una pro-droga de aciclovir y ha sido aprobada específicamente para el tratamiento del herpes en las personas VIH positivas. A diferencia de aciclovir, valaciclovir debe ser metabolizada por el cuerpo antes de que su ingrediente activo –aciclovir- pueda comenzar a controlar la enfermedad. Esto permite que cantidades más altas de aciclovir permanezcan en el cuerpo, por lo que se requiere que se tome oralmente una dosis más baja del medicamento. Para los brotes leves a moderados del herpes la dosis de valaciclovir se toma durante cinco a diez días. Sin embargo el medicamento puede tomarse todos los días por un período prolongado de tiempo utilizando la mitad de la dosis necesaria para el tratamiento de los brotes (500 mg diarios). El tratamiento funciona mejor si se comienza dentro de las 24 horas del primer síntoma o durante la etapa de pródromo. Por este motivo, las personas con brotes más frecuentes que no estén bajo una terapia supresora pueden considerar tener a mano valaciclovir, en caso de que ocurra un brote. Al igual que aciclovir, valaciclovir rara vez causa efectos secundarios.
  • Famciclovir (Famvir): Famciclovir es la versión en pastilla de una crema tópica llamada penciclovir (Danavir). Generalmente se toman 500 mg del medicamento por via oral, dos veces por día, durante cinco a diez días. El tratamiento funcionará mejor si se inicia dentro de las 24 horas del primer síntoma o durante la etapa de pródromo. Se considera que una dosis de 500 mg dos veces al día tomada durante un período prolongado es una terapia preventiva segura y efectiva para los brotes recurrentes de herpes.
  • Trifluridine (Viroptic): Las gotas de Trifluridine se usan para tratar la infección del VHS en los ojos. Se aplica una gota en el ojo afectado cada dos horas, durante un máximo de 21 días. No puede usarse para tratar o prevenir la enfermedad del VHS en otras partes del cuerpo.

En algunos casos, los brotes de herpes no responden a aciclovir, valaciclovir ni a famciclovir, probablemente debido al surgimiento de formas del VHS-1 y VHS-2 resistentes a los medicamentos. Se ha observado que los pacientes VIH positivos con un sistema inmunitario suprimido, generalmente con un recuento de células CD4 de menos de 100, que han estado recibiendo aciclovir a largo plazo para el tratamiento y prevención de brotes recurrentes de herpes, han desarrollado herpes resistentes a los medicamentos. Debido a que aciclovir es similar tanto a valaciclovir como a famciclovir, simplemente cambiar a estos otros dos medicamentos no es efectivo.

En este momento, foscarnet (Foscavir) es el tratamiento más común para el herpes resistente a aciclovir. El medicamento debe administrarse por vía intravenosa, con una sonda, usualmente tres veces por día y en general en un hospital o bajo la estrecha supervisión de un/a enfermero/a a domicilio.

 

Algunos consejos saludables

  • Durante un brote, es importante mantener las llagas y el área alrededor de las heridas tan limpia y seca como sea posible. Esto ayuda al proceso de cicatrización natural. Algunos doctores recomiendan duchas tibias para limpiar el área infectada. Luego se seca suavemente con una toalla o con un secador de pelo seleccionando el aire frío. Para prevenir rozaduras, algunas personas también encuentran que ayuda evitar la ropa interior ajustada. La mayoría de las cremas y lociones no son buenas y pueden incluso irritar la zona.
  • Los aminoácidos lisina y arginina han demostrado tener un rol en los brotes de herpes. De acuerdo con nuevas investigaciones, la lisina puede ayudar a controlar los brotes de herpes. La arginina, por otra parte, puede empeorar los brotes. Por lo tanto, los alimentos que tienen alto contenido de lisina, pero bajo de arginina, pueden ayudar a controlar tanto los herpes orales como genitales. El pescado, el pollo, la carne de res, el cordero, la leche, el queso, los frijoles, la levadura de cerveza, los brotes de frijoles mungo y la mayoría de las frutas y verduras tienen más lisina que arginina, excepto las arvejas. La gelatina, el chocolate, el algarrobo, el coco, la avena, las harinas enteras de trigo y blanca, el cacahuate, los frijoles de soja y el germen de trigo tienen más arginina que lisina.

¿Se pueden prevenir los herpes?

En la actualidad se están estudiando vacunas para prevenir las infecciones con el virus del herpes, y se cree que una vacuna efectiva estará disponible en tres a cinco años. Las vacunas sólo funcionarán para prevenir que ocurran las infecciones, pero posiblemente no ayuden a controlar los brotes en pacientes que ya están infectados.

Las personas infectadas con herpes pueden transmitir el virus durante los períodos de excreción del virus, aunque no tengan síntomas. Debido a esto, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés) recomiendan que las personas con herpes que tienen una pareja sexual habitual que no está infectada con herpes, pueden escoger tomar un tratamiento supresor como medida de precaución adicional, además de utilizar un condón correcta y consistentemente.

 

¿Existe algún tratamiento experimental?

Algunos investigadores están estudiando nuevas terapias para el tratamiento del herpes, incluyendo una crema tópica de foscarnet y un gel tópico del medicamento para el citomegalovirus (CMV) cidofovir. Otro medicamento tópico que se encuentra en estudio para los herpes orales y genitales es trifluridine, un medicamento ya aprobado para el tratamiento de la infección por herpes en los ojos.

Si quieres averiguar más acerca de estos estudios, visita ClinicalTrials.gov, un sitio de los Institutos Nacionales de Salud de los EE.UU. El sitio cuenta con información sobre todos los estudios relacionados con el VIH en los Estados Unidos. Para obtener más información, puedes llamar a su línea gratuita al 1-800-HIV-0440 (1-800-448-0440) o enviar un email a contactus@aidsinfo.nih.gov.

Last Revised: March 31, 2017