La neumonía por Pneumocystis, o PCP es una enfermedad mortal de los pulmones causada por un organismo llamado Pneumocystis-jiroveci (hasta hace unos años atrás se creía que el organismo Pneumocystis carinii era la causa del PCP en los humanos). Este organismo también pude infectar y causar la enfermedad en otros órganos, incluyendo la piel (infección por Pneumocystis extrapulmonar). La Pneumocystis jiroveci abunda en el medio ambiente. La mayoría de las personas sanas tienen anticuerpos para luchar contra este organismo cada vez que ingresa al cuerpo. Sin embargo, en las personas con un sistema inmunitario comprometido, como las personas que tienen SIDA y aquellos que están recibiendo quimioterapia para el cáncer, las respuestas de los anticuerpos contra el Pneumocystis jiroveci desaparecen, haciéndolos susceptibles a la PCP.

Durante los primeros años de la epidemia del SIDA, la PCP ocurría en más del 80 por ciento de las personas viviendo con el VIH. También era altamente mortal. Sin embargo, los medicamentos para prevenir la PCP han disminuído drásticamente estas tasas, y estos medicamentos ahora se recomiendan para todas las personas infectadas que observan una caída en su recuento de células CD4 por debajo de 200.

La PCP es prevenible.

 

¿Cuáles son los síntomas y cómo se diagnostica?

La fiebre es el síntoma principal de la PCP, junto con una toz seca que no produce flema (esputo). Otros síntomas principales incluyen presión en el pecho y dificultad para respirar. También pueden ocurrir fatiga y sudor nocturno, a menudo antes de que aparezcan los problemas para respirar. Éstos también son síntomas de otras clases de infecciones, por lo que es importante ser cauteloso al diagnosticar la PCP.

No hay una prueba de sangre para determinar si la PCP está presente en el cuerpo. Para diagnosticar la PCP, un doctor toma una muestra del fluido (esputo) o tejido de los pulmones y se examina en un laboratorio bajo un microscopio. Si bien pueden usarse rayos X para determinar cuánto fluído se ha acumulado en los pulmones, no pueden determinar la diferencia entre la PCP y otras infecciones pulmonares como la tuberculosis.

 

¿Cuál es el tratamiento de la PCP?

El tratamiento más efectivo para la PCP es una combinación de dos medicamentos: trimetropina y sulfametoxazol (TMP-SMX; Bactrim, Septra). Las dosis para ambos medicamentos son más bajas hoy en día de lo que eran hace diez años. Estos medicamentos pueden tomarse por boca en formato de pastilla o como infusión intravenosa (IV). Las personas con una PCP moderada a grave también deben comenzar a tomar corticosteroides como prednisona dentro de las 72 horas de comenzar el tratamiento con TMP-SMX.

Para tratar la PCP, se debe tomar TMP-SMX diariamente durante aproximadamente tres semanas. Después de eliminar la infección, los pacientes necesitan tomar dosis más bajas por boca ya sea una vez por día o tres veces por semana para prevenir que reaparezca.

Lamentablemente, entre el 25 y 50 de las personas VIH positivas son alérgicas al azufre en sulfametoxazol. Dos de los principales síntomas que se observan en las personas con reacciones alérgicas a SMX son fiebre y erupción en la piel. Muy frecuentemente, la alergia puede ser tan grave que las personas deben dejar de tomar SMX.

Para los pacientes que no pueden tolerar SMX, se pueden recetar los siguientes tratamientos. Mientras que TMP-SMX es claramente el mejor tratamiento que se puede elegir, los siguientes tratamientos han demostrado ser efectivos:

  • Pentamidina: Para el tratamiento de la PCP, la pentamidina se administra por vía intravenosa todos los días durante tres días. En términos generales, la pentamidina por vía intravenosa debe ser la segunda opción de tratamiento para la PCP grave, si TMP-SMX no se puede tomar.
  • Clindamicina-Primaquina: Esta doble combinación de medicamentos es generalmente tomada por vía oral durante tres semanas. Clindamicina-Primaquina ha demostrado ser efectiva para el tratamiento de PCP leve a moderada. Para los casos graves de PCP, clindamicina se puede administrar por vía intravenosa (primaquina debe ser tomada por boca).
  • Trimetoprima (TMP)-dapsone: Ambos medicamntos se toman por boca durante tres semanas. Si bien no es tan efectivo para el tratamiento de la PCP grave, TMP-dapsone parece ser tan efctivo como TMC-SMX, para el tratamiento de la PCP leve a moderada, posiblemente con menos efectos secundarios. Sin embargo, TMP-dapsone se considera menos conveniente que TMP-SMX, debido a que es necesario tomar un mayor número de pastillas todos los días.
  • Trimetrexato-leucovorina: El trimetrexato se administra por vía intravenosa mientras que la leucovorina se toma por boca. Después de finalizar el tratamiento de tres semanas, se debe continuar tomando leucovorina por tres días más para ayudar a contrarrestar los efectos secundarios de trimetrexato. Este régimen se considera menos efectivo que TMP-SMX, pero puede usarse si TMP-SMX no es tolerado.
  • Pentamidina aerosolizada (NebuPent): Mientras que esta terapia se ha usado en el pasado para el tratamiento de la PCP, ya no se recomienda. Las combinaciones de medicamentos listadas arriba son consideradas más efectivas que la pentamidina aerosolizada. Además los pacientes tratados con pentamidina aerosolizada tienen más posibilidades de sufrir una recaída de PCP, comparados con aquellos que toman las combinaciones de medicamentos orales o intravenosos.
  • Prednisona: La prednisona por sí sola no es un tratamiento para la PCP. Es un medicamento poderoso que puede ayudar a controlar los síntomas de la PCP, especialmente para aquellos con la enfermedad en estado grave. Los pacientes usualmente toman 40 mg. del medicamento durante cinco días y luego bajan la dosis a 20 mg. por día hasta que se completa la terapia para la PCP.

¿Se puede prevenir la PCP?

Si se puede. Al igual que con el tratamiento para la PCP, TMP-SMX (Bactrim,Septra) es el medicamento más potente para prevenir que ocurra la PCP. La prevención de una infección de este tipo se conoce como “profilaxis”. Inicialmente, la dosis recomendada para pacientes con menos de 200 células T era una tableta diaria de doble potencia de TMP-SMX. En la actualidad muchos proveedores de atención médica recomiendan una tableta de potencia simple una vez por día, o de lo contrario una tableta de doble potencia tres veces por semana. Es igual de efectivo.

Como se describió más arriba, a muchos pacientes les cuesta manejar TMP-SMX debido a sus reacciones alérgicas. Hay dos opciones: cambiar a una profilaxis alternativa (ver abajo) o someterse a un procedimiento llamado desensibilización. Durante la desensibilización de TMP-SMX el objetivo es enseñarle a tu cuerpo a que se acostrumbre a los medicamentos. Para hacer esto tu doctor puede recetarte una pequeña dosis del medicamento, utilizando una fórmula pediátrica líquida, e incrementarla gradualmente durante el transcurso de unos días o una semanas. Esto ha demostrado ser muy efectivo.

Si resulta necesario una profilaxis alternativa para la PCP, las tres opciones son: pentamidina aerosolizada (NebuPent), dapsone, y atovaquona (Mepron). La pentamidina aerosolizada se administra utilizando una máquina llamada nebulizador. Esto transforma la pentamidina líquida en un fino vapor que se inhala. La pentamidina aerosolizada debe administrarse una vez por mes. Dapsone es una tableta, usualmente se toma una vez por día, algunas veces en combinación con otros antibióticos. Mepron es un líquido cremoso que debe ser tomado todos los días. Debe tomarse con alimentos altos en grasa para que sea absorbido correctamente en el torrente sanguíneo. Lamentablemente, ninguno de estos tres antibióticos son tan efectivos como la prevención de la PCP con TMP-SMX, pero ofrecen un beneficio significativo.

Para las personas VIH positivas que en algún momento experimentaron una caída en el recuento de sus células CD4 por debajo de 200, pero que volvió a aumentar debido a la terapia antirretroviral, suspender la profilaxis para la PCP es una opción. En general los pacientes deben trabajar en conjunto con sus doctores para asegurarse de que sus recuentos de células CD4, estén de hecho por sobre los 200 y no muestren ningún signo de caer por debajo de este nivel nuevamente en el futuro inediato. Si el recuento de células CD4 cae por debajo de 200 nuevamente, se debe recomenzar la profilaxis para la PCP.

¿Existen tratamientos experimentales?

Si quieres averiguar si eres elegible para participar en algún estudio clínico que incluya nuevas terapias para el tratamiento o prevención de la PCP, visita ClinicalTrials.gov, un sitio de los Institutos Nacionales de Salud de los EE.UU. El sitio cuenta con información sobre todos los estudios relacionados con el VIH en los Estados Unidos. Para obtener más información, puedes llamar a su línea gratuita al 1-800-HIV-0440 (1-800-448-0440) o enviar un email a contactus@aidsinfo.nih.gov.

Last Revised: March 31, 2017